Ya se han iluminado las calles con alegres colores, ya suenan los primeros villancicos en algunos comercios y los centros de las ciudades están a rebosar. Eso significa inequívocamente que ha llegado el momento de empezar a pensar en las reuniones familiares, las comidas y por tanto, en los platos típicos de Navidad.

Por eso hoy no os vamos a hablar de las comidas de empresa y amigos, de las que ya os hablamos en una anterior entrada de este blog y las cuales por cierto, ofrecemos en las instalaciones de nuestros amigos del Restaurante & Cafetería Ilundain, ni de ningún servicio de los muchos que ofrecemos para agasajar a empleados o invitados. Hoy vamos a intentar inspiraros de cara a esas cenas que prepararéis en casa, para disfrutar de las fechas señaladas con vuestras familias y lo hacemos haciendo un repaso a las recetas más populares de en las mesas navideñas.

¿Cuales son los platos típicos de Navidad en Sevilla?

Obviamente, la gastronomía española es tan rica y variada que lo que acostumbramos a comer en una casa andaluza, es muy diferente a lo que se degusta en los hogares vascos (por seguir con el habitual contrapunto de la ficción nacional) e incluso en los de nuestros vecinos extremeños, castellanomanchegos, etc. Por ello, este análisis lo realizamos desde la perspectiva de una Navidad en Sevilla.

Jamón

El jamón serrano no solo es el rey de estas fiestas, es el rey de todas las fiestas y como no podía ser de otra manera, en una fecha señalada no puede faltar un buen plato de este manjar, símbolo principal de la gastronomía nacional. Y claro está, si hablamos de un pata negra de 5 jotas, son ya palabras mayores.

Y aunque no los mencionemos en el título, también hay que tener muy en cuenta y no depreciar, otras de las muchas joyas que podemos encontrar entre los distintos tipos chacina, como la caña de lomo o incluso un buen chorizo. Porque si son de calidad, nunca están de más.

Queso

Claro está, este es el otro aperitivo que nunca sobra en ningún momento y mucho menos en navidades. Un buen queso viejo, de mucho sabor y más aun si lo acompañas con un buen vino, puede convertirse en el protagonista de cualquier mesa. Y ojo, que también puede dar mucho juego como postre.

Marisco

Gambas y langostinos, frescos o a la plancha, son sin duda alguna los que nunca suelen faltar, pero si quieres impresionar del todo a tus invitados, siempre puedes tirar la casa por la ventana y colocar una fuente en el centro de la mesa con algunas cigalas, patas y bocas, quisquillas, langostas, buey de mar… En fin, con el marisco las posibilidades son infinitas, aunque claro, la cartera no.

Sopa de picadillo

Nunca esta de más un buen caldo para bajar todos estos entrantes, con los que en una noche normal ya estarías más que saciado. Pero como en estas ocasiones después viene más, mucho más, el caldito suele sentar de maravilla. Y ya si lo acompañas de taquitos de jamón, huevo duro y picatostes, tendrás un plato irresistible. Anda que no hemos escuchado veces aquello de: “No, yo sopa no… Bueno, échame un poquito que huele muy bien.” Y al final, terminan sorbiendo directamente del cuenco.

Pavo relleno

Aunque muchos piensan que solo se ve en las películas americanas, no son pocos los hogares patrios que presentan, como si de un trofeo se tratase, un imponente ejemplar de este ave en el centro de la mesa. Horneado en su punto y con un buen relleno de toques dulces y salados, te quedará un plato principal que se recordará, como mínimo, hasta el año que viene.

Cordero al horno

Es una alternativa fantástica al pavo y que te puede hacer quedar incluso mejor, ya que suele ser una carne más jugosa y con más sabor. Prueba a aderezarlo con miel para conseguir un toque dulce, o en su defecto, con vino blanco o coñac y especias como romero. Será imposible no acertar y mucho menos, si lo acompañas de unas buenas patatas.

Cochinillo asado

No hace falta irte a Segovia para encontrar este manjar en mesas navideñas puesto que, aunque es cierto que no es de lo más habitual, sí que hay bastantes hogares que se deciden por marcarse un tanto con ese plato, tanto o más vistoso que el pavo relleno y sin lugar a duda, toda una delicia si se sabe preparar bien.

Pero cuidado, que aunque no creemos que vuestros familiares lo troceen con el canto de un plato y después lo estrellen contra tu suelo. siempre hay algún cuñado que se emociona de más. El riesgo está ahí, nosotros hemos avisado.

Lomo de cerdo relleno

Para acabar con los platos principales, no podríamos olvidarnos del cerdo. El cual, probablemente, sea el más utilizado en los hogares andaluces. Es una opción más económica y por lo general, más sencilla de preparar, que además, suele gustar a todo el mundo. Las posibilidades con su relleno son muy variadas y si eres de los que no se da mucha maña en la cocina, lo encontrarás ya preparado en cualquier supermercado, solo para hornear.

Claro está, siempre podemos optar por una alternativa aún más simple con el cerdo, como es comprar un buen solomillo, hacerlo al horno o incluso marcarlo en la plancha y acompañarlo de una buena salsa. Aquí las opciones son prácticamente infinitas: salsa de piñones, a la pimienta, al whisky, miel y mostaza, con champiñones, mermelada, frutos rojos, etc.

Dulces navideños

Para los postres, si es que aún te queda hueco, puedes seguir explotando tu dotes de cocineros y realizar alguna elaboración compleja, pero nuestra recomendación es que te relajes, pongas en la mesa mantecados y otros dulces típicos y disfrutes de la compañía de tus seres queridos. No lo decimos solo porque muchos no podrán ni meterse un cucharada más en la boca de lo lleno que estarán, sino porque al fin y al cabo, ¿cuándo tiene más sentido comer estos postres más que hoy?

Y por supuesto, la variedad es muy amplía, no solo entre los propios múltiples sabores de los mantecados, sino entre otros dulces como son los mazapanes, roscos de anís, hojaldrinas, bolitas de coco y por supuesto, los turrones. De estos últimos también hay muchas variedades, pero por favor, que no falten en tu mesa el duro y el blando de toda la vida, así como el de Such… Mejor sin marcas: el de chocolate crujiente.

¿Quieres más opciones?

Ni que decir tiene, que esto solo es una breve selección. Hay muchas más opciones de entrantes, principales y postres que pueden ser considerados como platos típicos de Navidad en muchos hogares y que pueden completar tu menú de maravilla, como son: huevos rellenos, almejas, redondo de ternera, carne mechada con salsacarrillada, besugo al horno, pestiños, etc.

Esperamos que todas estas opciones te ayuden a confeccionar un menú que impresione y satisfaga a todos tus invitados en estas fiestas. Y tanto, si nos hemos dejado en el camino alguno de tus platos favoritos, como si hemos acertado con los componentes de tu menú, nos encantaría que nos lo dijeras en los comentarios.